Pequeños cambios hacen una gran diferencia: la dieta que mejora la función cognitiva y previene el Alzheimer

Un nuevo estudio refuerza la evidencia científica sobre el poderoso vínculo de la buena alimentación y la salud del cerebro. Todos los detalles.

Por Canal26

Lunes 3 de Junio de 2024 - 16:40

Alimentación saludable. Foto Pixabay. Una dieta equilibra mejora la función cognitiva. Foto Pixabay.

La alimentación impacta de forma directa en nuestra salud y las dietas ya dejaron de perseguir un fin estético y pasaron a ser hábitos porque el principal objetivo es poder sostenerlo a lo largo del tiempo. Las comidas saludables no solo reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o diabetes, sino que además son cruciales para la salud de nuestro cerebro. ¿Qué significa esto?

Ahora, un nuevo estudio desarrollado por la Universidad de Warwick reveló una conexión muy poco conocida hasta el momento, pero que cada vez cobra más fuerza: la alimentación es fundamental para mejorar la salud cognitiva a corto y largo plazo.

Vegetales, verduras, salud, natural. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Infaltables en invierno: los 7 alimentos ideales para comer en los días fríos

La alimentación es clave para prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer

El estudio es muy preciso y afirma que una dieta sana y equilibrada se asocia con una salud cerebral superior, una mejor función cognitiva y un mayor bienestar mental. La relación entre nuestra dieta y la salud de nuestro cerebro podría implicar alteraciones en los biomarcadores moleculares, la microbiota intestinal y la estructura y función del cerebro, según apuntan los autores en su trabajo publicado en la revista Nature Mental Health.

Alimentación saludable. Foto Unsplash. Una dieta sana y equilibrada se asocia con una mejor salud cerebral. Foto Unsplash.

Sin embargo, esto no es nada nuevo porque anteriormente quedó demostrado que la dieta mediterránea se asocia con una mejor salud cerebral y un riesgo reducido de enfermedades neurodegenerativas. Por su parte, las dietas a base de comida chatarra y ultraprocesados están asociadas con mayores riesgos de depresión y otras afecciones psiquiátricas.

Sentadilla, ejercicio, deporte. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

"Raíz mágica": el alimento que aporta energía y mejora el rendimiento deportivo

Un nuevo estudio con muchos datos: cómo se llevó a cabo

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores se basaron en un amplio conjunto de datos del UK Biobank, una base de datos biomédica que recopila información genética y de salud detallada de más de 500.000 habitantes de Reino Unido.

Se analizó la información de 181.990 participantes (con una edad media de 70,7 años y alrededor del 57% eran mujeres) que había completaron diversos cuestionarios online sobre sus preferencias alimentarias.

Cerebro. Foto: Unsplash.La alimentación saludable previene enfermedades neurodegenerativas. Foto: Unsplash.

En total, contaron con análisis de sangre, pruebas genéticas, escáneres cerebrales, evaluaciones de bienestar mental en general y pruebas cognitivas para evaluar la capacidad de memorizar, resolver problemas, la atención y otro tipo de funciones cerebrales.

Con todo este gran volumen de información, los científicos recurrieron a la inteligencia artificial para analizarlos y encontrar patrones fiables que asociaran las elecciones dietéticas a la salud física y mental.

Legumbres. Foto: Unsplash

Te puede interesar:

Económica y poco conocida: ¿cuál es la legumbre que previene el cáncer y la obesidad?

Los resultados del estudio

Los investigadores encontraron que los participantes del estudio seguían uno de cuatro patrones dietéticos distintos: patrón sin almidón o bajo en almidón (18,09%), patrón vegetariano/basado en plantas (5,54%), patrón alto en proteínas y bajo en fibra (19,39%), o patrón equilibrado (56,98%).

Nutrición, salud, alimentación saludable. Foto Unsplash.Cuál es la conexión entre las opciones dietéticas y la salud mental. Foto Unsplash.

Según los datos, los participantes que adoptaron un patrón de dieta equilibrada, presentaron la menor incidencia de problemas de salud mental y obtuvieron las puntuaciones más altas en funciones cognitivas. Estos resultados evidencian que una dieta variada es beneficiosa para mantener y mejorar la función cerebral, lo que podría ayudar a prevenir el deterioro cognitivo con el envejecimiento. 

A su vez, demuestra la conexión de las opciones dietéticas y la salud mental. También se observó que estos individuos tenían mayores cantidades de materia gris en el cerebro (un tipo de tejido cerebral repleto de células nerviosas que son esenciales para pensar, aprender y tomar decisiones), en comparación con aquellos que seguían una dieta menos variada.

 "Una dieta sana y equilibrada se asocia con una salud cerebral superior, una mejor función cognitiva y un mayor bienestar mental"

Neurona, sistema nervioso, cerebro. Foto: UnsplashDesarrollar una dieta sana y equilibrada desde una edad temprana es fundamental. Foto: Unsplash.

A raíz de estos resultados, los autores exponen que lo mejor es centrarse en crear cambios sostenibles que podamos mantener en el tiempo y no dietas restrictivas o con supuestos beneficios a corto plazo. Los cambios pequeños y graduales, como ir disminuyendo la cantidad de sal y azúcar que tomamos cada día y evitar los productos procesados, es la mejor decisión para que nuestra estabilidad nutricional apoye no solo nuestra salud física y mental, sino también la de nuestras funciones cognitivas.

"Desarrollar una dieta sana y equilibrada desde una edad temprana es crucial para un crecimiento saludable. Para fomentar el desarrollo de una dieta sana y equilibrada, tanto las familias como las escuelas deben ofrecer una gama diversa de comidas nutritivas y cultivar un entorno que apoye su salud física y mental", concluyó Jianfeng Feng, profesor del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Warwick y coautor de la investigación.