Ebrahim Raisi, el presidente iraní de línea dura con las protestas y las negociaciones nucleares

Había sido elegido presidente en 2021 en una votación muy reñida, y adoptó una postura dura en las negociaciones nucleares.

Por Canal26

Lunes 20 de Mayo de 2024 - 07:32

Ebrahim Raisí, presidente de Irán. Foto: Reuters. Ebrahim Raisí, presidente de Irán. Foto: Reuters.

Ebrahim Raisi, quien falleció a los 63 años en un accidente de helicóptero, ascendió en la teocracia iraní de fiscal de línea dura a presidente intransigente, supervisando las protestas en su país y presionando en las conversaciones nucleares con las potencias mundiales mientras pulía sus credenciales para convertirse en el próximo líder supremo.

Raisi murió cuando el helicóptero que lo transportaba de vuelta de una visita a la frontera con Azerbaiyán se estrelló en terreno montañoso, matando a todos los que iban a bordo, dijo un alto responsable iraní. El ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amirabdollahian, se encontraba entre los fallecidos.

Ebrahim Raisí, presidente de Irán. Foto: Reuters Ebrahim Raisí, presidente de Irán. Foto: Reuters

Raisi, elegido presidente en 2021 en una votación muy reñida, adoptó una postura dura en las negociaciones nucleares, ya que veía la oportunidad de obtener un amplio alivio de las sanciones estadounidenses a cambio de modestos recortes en la tecnología cada vez más avanzada de Irán.

Los partidarios de la línea dura de Irán se habían envalentonado con la caótica retirada militar estadounidense del vecino Afganistán y los vaivenes políticos de Washington.

En 2018, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había renegado del acuerdo al que Teherán había llegado con las seis potencias y restablecido duras sanciones estadounidenses contra Irán, lo que llevó a Teherán a violar progresivamente los límites nucleares del acuerdo.

Las conversaciones indirectas entre Teherán y el Gobierno del actual presidente estadounidense, Joe Biden, para reactivar el acuerdo se estancaron.

Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel. Foto: Reuters

Te puede interesar:

Crece la tensión en Medio Oriente: Netanyahu pidió que el mundo apoye "la lucha de Israel contra Irán y sus metástasis"

"Ley del hiyab y la castidad"

La posición de línea dura de Raisi también se hizo patente en la política interior. Un año después de su elección, el clérigo de rango medio ordenó una aplicación más estricta de la "ley del hiyab y la castidad" iraní, que restringe la vestimenta y el comportamiento de las mujeres.

Encontrá más vídeos

A las pocas semanas, una joven kurda iraní, Mahsa Amini, murió bajo custodia tras ser detenida por la policía de la moralidad por presunta violación de dicha ley. Los consiguientes meses de protestas en todo el país supusieron uno de los mayores desafíos para los gobernantes clericales de Irán desde la Revolución Islámica de 1979.

Cientos de personas murieron, según grupos de derechos humanos, entre ellas decenas de agentes de seguridad que participaron en la feroz represión de los manifestantes. "Los actos de caos son inaceptables", insistió el presidente.

A pesar de ser un novato en política, Raisi contaba con el pleno respaldo de su jefe, el ayatolá Alí Jamenei, líder supremo y firme opositor a Occidente, a la postura nuclear y a las medidas de seguridad.

En el sistema político dual de Irán, dividido entre el clero y el Gobierno, es Jamenei, y no el presidente, quien tiene la última palabra en todas las políticas importantes.

Pero la victoria electoral de Raisi, tras la descalificación de rivales conservadores y moderados de peso por un órgano de supervisión de línea dura, puso todos los poderes de Irán bajo el control de los partidarios de la línea dura leales a Jamenei y reforzó las posibilidades de Raisi de sucederle algún día como líder supremo.

Sin embargo, las protestas generalizadas contra el régimen clerical y la incapacidad para enderezar la difícil economía iraní, lastrada por las sanciones occidentales y la mala gestión, pueden haber mermado su popularidad en el país.

Discurso del Presidente Javier Milei en el Congreso Mundial Judío en Buenos Aires.

Te puede interesar:

Javier Milei volvió a responsabilizar a Irán por el atentado a la AMIA: “Elegimos alzar la voz”

“Pilar del sistema”

Como joven fiscal en Teherán, Raisi formó parte de un grupo que supervisó la ejecución de cientos de presos políticos en la capital en 1988, cuando la guerra de ocho años de Irán con Irak estaba llegando a su fin, según grupos de derechos humanos.

En todo Irán se crearon inquisiciones conocidas como "comités de la muerte", integrados por jueces religiosos, fiscales y responsables del Ministerio de Inteligencia, para decidir la suerte de miles de detenidos en juicios arbitrarios que duraban apenas unos minutos, según un informe de Amnistía Internacional.

El último video de Ebrahim Raisi antes de que se estrellara su helicóptero. NA

Aunque nunca se confirmó el número de personas asesinadas en todo Irán, Amnistía afirmó que las estimaciones mínimas lo situaban en 5.000.

Preguntado por las acusaciones de que había participado en las condenas a muerte, Raisi dijo a la prensa en 2021: "Si un juez, un fiscal, ha defendido la seguridad del pueblo, hay que alabarlo. (...) Estoy orgulloso de haber defendido los derechos humanos en todos los cargos que he ocupado hasta ahora".

Ascendió en las filas del clero musulmán chií de Irán y fue nombrado por Jamenei para el alto cargo de jefe del poder judicial en 2019. Poco después, también fue elegido vicepresidente de la Asamblea de Expertos, el órgano clerical de 88 miembros responsable de elegir al próximo líder supremo.

Raisi fue subdirector del poder judicial durante 10 años antes de ser nombrado fiscal general en 2014. Cinco años después, Estados Unidos le impuso sanciones por violaciones de los derechos humanos, incluidas las ejecuciones de la década de 1980.

Raisi, que aspiraba a la presidencia, perdió frente al pragmático Hassan Rouhani en las elecciones de 2017. Su fracaso se atribuyó en gran medida a una cinta de audio de 1988 que salió a la luz en 2016 y que supuestamente ponía de relieve su papel en las ejecuciones de 1988.

En la grabación, el difunto ayatolá Hossein Ali Montazeri, entonces líder supremo adjunto, hablaba de los asesinatos. El hijo de Montazeri fue encarcelado por difundir la cinta.

Raisi nació en 1960 en el seno de una familia religiosa de Mashhad, ciudad musulmana chiíta sagrada de Irán. A los 5 años perdió a su padre. Aun así, siguió sus pasos para convertirse en clérigo.

Como joven estudiante en un seminario religioso de la ciudad santa de Qom, Raisi participó en las protestas contra el sah, apoyado por Occidente, en la revolución de 1979. Más tarde, sus contactos con los líderes religiosos de Qom le convirtieron en una figura de confianza en el poder judicial.

Notas relacionadas