La clave de la longevidad: cuáles son las semillas para vivir 100 años, según Harvard

Debido a la cantidad de nutrientes que aportan al organismo, son consideradas cruciales para contribuir al desarrollo de una vida más saludable y larga.

Por Canal26

Miércoles 29 de Mayo de 2024 - 09:32

Semillas de lino. Foto: Unsplash Semillas de lino. Foto: Unsplash

Las semillas son usadas desde hace miles de años como una fuente de nutrición para las personas gracias a sus vitaminas, minerales, antioxidantes y otros beneficios para la salud debido a que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. Las más recomendadas por los expertos de la Universidad de Harvard son las semillas de chía, lino, cáñamo y calabaza.

Gracias al contenido de los ácidos grasos esenciales, como el omega-3 y el omega-6, el consumo de semillas promueve la salud cardiovascular y cerebral. De hecho, la cantidad de fibra que las semillas le brindan al organismo favorece la absorción de los nutrientes más efectiva por parte del sistema digestivo, además de generar sensación de saciedad y regula el peso y el azúcar en sangre.

Semillas. Foto Unsplash. Semillas. Foto Unsplash.

Cosecha de trigo. Foto: Reuters

Te puede interesar:

Peligro: afirman que el consumo de trigo aumenta el riesgo de padecer cáncer

Cuáles son los beneficios de consumir semillas

Según informaron los expertos de la Universidad de Harvard, las semillas de chía brindan múltiples beneficios: desde reducir los niveles de colesterol en sangre, hasta cumplir funciones antiinflamatorias y aporte nutricional alto.

La chía es utilizada por el organismo para acelerar los procesos metabólicos y, en consecuencia, consumirla puede mejorar la circulación y las funciones cerebrales para prevenir enfermedades cardiovasculares y del sistema nervioso.

Chía. Foto: Unsplash Chía. Foto: Unsplash

Por otro lado, la casa de altos estudios también recomienda la ingesta de las semillas de lino, ya que pueden incorporarse fácilmente a la dieta diaria debido a que mejoran la digestión y promueve la salud del corazón y de la piel, además de tener una fuente importante de potasio. Se pueden consumir enteras, en polvo o como un aceite para agregarle a las ensaladas, salsas y otras preparaciones.

Por otro lado, se encuentran las semillas de calabaza, que son ricas en nutrientes, incluyendo proteínas, fibra, minerales, vitaminas, grasas saludables, fibra, zinc y hierro. Gracias a su sabor dulce y la textura crujiente cuando se tuestan, son un excelente aperitivo nutritivo. Además, se pueden agregar en cereales, panes y ensaladas para aumentar su valor nutricional.

Semillas de lino. Foto: Unsplash Semillas de lino. Foto: Unsplash

Las semillas de calabaza tienen magnesio y fortalecen el sistema inmune, además de regular la cantidad de azúcar en sangre, lo que ayuda a la contribución de enfermedades cardiovasculares y ayuda a la persona que las consume a poder tener una mejor calidad de vida.

Por otro lado, las semillas de cáñamo (que se extraen de una variedad de plantas distinta a la del Cannabis) son pequeñas y tienen sabor a nuez. Pueden consumirse tostadas, molidas, crudas o como un ingrediente adicional al plato y gracias a que son muy ricas en omega-6 y omega-3, brindan muchos beneficios al cuerpo.

Semillas de chía. Unsplash. Semillas de chía. Unsplash.

Además, según informó Cleveland Clinic, el cáñamo sirve para disminuir los síntomas de afecciones dermatológicas como el eccema, ya que le proporciona protección y elasticidad a la piel.

Con una dieta saludable y agregando semillas a los platos, los expertos de Harvard aseguraron que podría considerarse que es un pase al éxito para lograr mayor longevidad.