El brindis del soldado borracho que comenzó la guerra entre Cornelio Saavedra y Mariano Moreno

Dos de los miembros más famosos de la Primera Junta nunca lograron tener una buena relación, pero un episodio de diciembre de 1810 fue el inicio de un conflicto sin retorno.

Por Yasmin Ali

Sábado 20 de Enero de 2024 - 09:51

Mariano Moreno y Cornelio Saavedra Mariano Moreno y Cornelio Saavedra

El mes de diciembre es sinónimo de caos en la historia argentina, lo solemos relacionar con los lamentables hechos del 2001. Pero lo cierto es que los sucesos que rodean al país suelen ser cíclicos y ya desde 1810 hay registros de una época para nada calma en el Río de la Plata. La rivalidad entre Cornelio Saavedra y Mariano Moreno comenzó a gestarse meses antes, pero lo que pasó en un brindis de fin de año terminó de desencadenar una feroz interna.

Para poner un poco en contexto, Saavedra y Moreno eran Presidente y Secretario de la Primera Junta formada el 25 de mayo de 1810 que puso fin a una seguidilla de virreyes que respondían a España. Lo cierto es que no todo era paz y armonía en el llamado "primer gobierno patrio" y las diferencias entre ambos eran más que evidentes.

Digamos que el Presi perseguía la idea que los vecinos puedan elegir autoridades en el Río de la Plata, manejar su economía, pero sin dejar de tener al rey de España como símbolo. En resumidas palabras, quería una monarquía federal. Moreno, por otro lado, buscaba un cambio radical como el de romper con los españoles y lograr una independencia total.

Primera Junta Primera Junta

25 de Mayo de 1810

Te puede interesar:

25 de Mayo de 1810: el mito de las escarapelas, el destino del último virrey y la "mutilación" del Cabildo

Antecedentes de guerra

Meses antes, el 28 de mayo, la reciente Primera Junta entre sus medidas dispuso que el término "Excelencia" sea usado para referirse a todos sus miembros. Pero en su disposición aclaró que el "Señor Presidente", Saavedra, recibía tratamientos y honores de la Junta como tal. ¿Qué quería decir esto? Que si te referías a la Junta había que hacerlo como "Vuestra Exelencia", pero no así si era para mencionar alguno de sus miembros a excepción de Saavedra que por ser la máxima autoridad reunía "en su persona el tratamiento y honores de la Junta".

Moreno no comulgaba con la idea, pero aún así la justificó al decir que la gente buscaba ver una persona fuerte en el poder y que si antes la máxima autoridad era el Virrey, ahora debía serlo el Presidente de la Junta. Si a Saavedra no se le daba el trato de Excelencia "la costumbre de ver a los virreyes rodeados de escoltas y condecoraciones habría hecho desmerecer su concepto".

Cornelio Saavedra, Primera Junta, Revolución de Mayo de 1810 Cornelio Saavedra, Primera Junta, Revolución de Mayo de 1810

Bosnia y Herzegovina tiene tres presidentes en ejercicio. Foto: Reuters

Te puede interesar:

Bosnia y Herzegovina y el después de la guerra: tres presidentes para un mismo país

La infame cena

El 5 de diciembre de 1810 se organizó una cena en el Regimiento de Patricios para festejar el triunfo en Suipacha, la primera victoria del Ejército del Norte. La mayoría de los asistentes eran partidarios de Saavedra, figura clave entre los Patricios.

El derecho de admisión existía en aquella época: solo podían ingresar quienes usaban uniforme militar y no todos los civiles estaban invitados. Moreno y su acompañante fueron dos que sufrieron la censura y se les negó la entrada. La excusa fue que el centinela "no lo reconoció".

Batalla de Suipacha Batalla de Suipacha

Durante la fiesta se dieron sucesivos brindis y uno de ellos lo realizó Atanasio Duarte, quien pasado de copas tomó una corona de mentira y se la colocó en la cabeza a la esposa de Saavedra al grito de: "¡Viva el emperador de América!". Cornelio intentó minimizar el episodio mientras en la Junta se dividían las opiniones.

Lo cierto es que no pasó desapercibido y un día después, el 6 de diciembre de 1810, Moreno redactó el Decreto de Supresión de Honores que dispuso la más “absoluta, perfecta e idéntica igualdad entre el Presidente y demás Vocales” y determinó la prohibición de “todo brindis, viva, o aclamación pública en favor de individuos particulares de la Junta”.

Por otro lado estableció que no se podía brindar más que “por la Patria, por sus derechos, por la gloria de nuestras armas y por objetos generales concernientes a la pública felicidad”. Es más, según el decreto, a Duarte le correspondía la muerte aunque se dispuso que “por el estado de embriaguez en que se hallaba" se le perdonaba la vida.

Mariano Moreno y Cornelio Saavedra Mariano Moreno y Cornelio Saavedra

Por último, quien brindara por algún miembro de la Junta en el futuro sería “desterrado por seis años porque ningún habitante de Buenos Aires, ni ebrio ni dormido, debe tener impresiones contra la libertad de su país”.

Un borrachero dio inicio a una guerra feroz entre dos pesos pesados de la Primera Junta, aunque no duraría mucho. A los pocos meses, Moreno encontraría la muerte en altamar en circunstancias que aún se debaten. 

 

Por Yasmin Ali

*Tw: @Yas__Friends

Notas relacionadas