Incendios, sequías e inundaciones: los devastadores estragos del cambio climático en 2023

Un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) planteó un alarmante panorama.

Por Canal26

Lunes 4 de Diciembre de 2023 - 19:02

Incendios forestales en Australia. Foto: EFE. Incendio forestal. Foto: EFE

“El récord de calor de 2023 debería estremecer al mundo”, comenzó diciendo el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, en el inicio de la cumbre climática COP 28. Con esta afirmación, el diplomático advirtió a la comunidad internacional a redoblar esfuerzos para luchar contra el cambio climático. 

El informe provisional de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) arrojó estremecedores datos, los cuales encendieron las alarmas. Según el documento, el 2023 será el año más cálido en los últimos 174 años. Además, se registraron récords en las temperaturas de la superficie del mar y la subida del nivel del mismo.

La suba de la temperatura formó parte de esta nueva realidad en la que el mundo se sumerge. Hasta octubre la temperatura media se situaba 1,40 grados Celsius por encima del valor de referencia del periodo preindustrial (1850-1900). “La diferencia es tan importante que, con toda probabilidad, los valores que se registrarán en los dos últimos meses del año no repercutirán en la clasificación”, señaló la OMM.

Latinoamérica es una de las zonas más afectadas por el cambio climático. Foto: Reuters. Latinoamérica es una de las zonas más afectadas por el cambio climático. Foto: Reuters.

Además, entre abril y octubre se registraron temperaturas mundiales mensuales sin precedentes en el océano, y entre julio y octubre estos récords de temperatura se trasladaron a los valores observados en tierra. Estos fenómenos se ven más exacerbados por el nuevo episodio de El Niño, que tocó tierra en la primavera de este año.

“Las concentraciones de gases de efecto invernadero baten todos los récords. Las temperaturas mundiales registran máximos históricos. La subida del nivel del mar no tiene precedentes. La extensión del hielo marino de la Antártida nunca antes fue tan baja. Esta sucesión de frases es una cacofonía ensordecedora de discos rayados”, comentó Petteri Taalas, secretario general de la OMM.

El profesor advirtió que, de mantenerse esta tendencia, el mundo corre riesgo de “perder la oportunidad de salvar nuestros glaciares y frenar el aumento del nivel del mar”. “No podemos volver al clima del siglo XX, pero debemos actuar ahora para limitar los riesgos de un clima cada vez más inhóspito en este siglo y en los venideros (...) Los fenómenos meteorológicos extremos destruyen vidas y medios de subsistencia a diario. Por tanto, es preciso velar por que todo el mundo esté protegido mediante servicios de alerta temprana”, explicó.

Inundaciones en Brasil. Foto: EFE.

Te puede interesar:

Cambio climático: ¿Buenos Aires podría inundarse como Porto Alegre?

Océanos y mares en peligro

Como consecuencia del calentamiento de los océanos y la fusión de glaciares y mantos de hielo, entre 2013 y 2022 la tasa de aumento del nivel del mar fue más del doble que la registrada entre 1993 y 2002. En estos últimos nueve años la subida media de los océanos fue de 4,72 milímetros por año, mientras que en los diez años anteriores era de 2,14 milímetros por año.

En promedio, el 68% de los latinos reconoce que el cambio climático constituye una amenaza muy grave para su país en los próximos 20 años. Foto: Unsplash. En promedio, el 68% de los latinos reconoce que el cambio climático constituye una amenaza muy grave para su país en los próximos 20 años. Foto: Unsplash.

El informe revela que el último año también batió récords de temperatura de la superficie del mar, superando ampliamente las marcas anteriores, con “valores excepcionalmente altos en el Atlántico Norte oriental, el golfo de México y el Caribe”.

Por su parte, las concentraciones de los tres gases de efecto invernadero más abundantes, dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), alcanzaron niveles sin precedentes en 2022, el último año del que se disponen registros mundiales. 

Catástrofes naturales. Foto: Reuters

Te puede interesar:

Advertencia al Caribe y Latinoamérica: deben "prepararse" para desastres naturales "más que nunca"

Efectos devastadores

La crisis climática llegó a cada rincón del globo. Inundaciones y crecidas, ciclones tropicales, calor extremo y sequías, e incendios, fueron solo algunos fenómenos que, con su inusual potencia, causaron estragos a nivel humano y físico.

Cambio climático y temperaturas extremas. Foto: EFE. Cambio climático y temperaturas extremas. Foto: EFE.

El ciclón Daniel causó precipitaciones extremas que provocaron inundaciones que afectaron a Grecia, Bulgaria, Turquía y Libia. Además, en ese último país las crecidas causaron la rotura de dos embalses y arrasaron la ciudad costera de Derna, causando unos 4.300 muertos y 8.500 desaparecidos, una de las peores catástrofes.

Entre febrero y marzo de este año, Freddy, uno de los ciclones tropicales más longevos del mundo, afectó seriamente a Madagascar, Mozambique y Malawi. Por su parte, en mayo apareció el ciclón tropical Mocha, uno de los más intensos jamás registrados en el golfo de Bengala.

El sur de Europa y el norte de África sufrieron los episodios más significativos del calor extremo. De hecho, los termómetros llegaron a marcar 48,2 grados en Italia, 49 en Túnez, 50,4 en Marruecos, y 49,2 en Argelia.

En Canadá la temporada de incendios forestales superó todas las anteriores, generando, más allá de los daños en la superficie, una gran contaminación en el aire, mientras que Estados Unidos fue víctima del fuego más letal del año en Hawaii.

Incendios forestales en Australia. Foto: EFE. Incendios forestales en Australia. Foto: EFE.

La región del Cuerno de África sufrió cinco temporadas consecutivas de sequía, lo que provocó una gran ola de desplazados. La sequía también se intensificó en muchas partes de América Central y América del Sur. En el norte de Argentina y Uruguay, las precipitaciones acumuladas entre enero y agosto fueron entre un 20% y un 50% inferiores a la media, lo que provocó pérdidas de cosechas y bajos niveles de almacenamiento de agua.

“Contamos con la hoja de ruta que nos permitiría limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 °C y evitar un caos climático que entrañaría terribles consecuencias (...) Para ello deberán establecer expectativas claras para la próxima ronda de planes de acción climática y comprometerse a colaborar y a aportar los fondos necesarios para hacerlas realidad; comprometerse a triplicar la capacidad de generación de energía mediante fuentes renovables y duplicar la eficiencia energética; y comprometerse a eliminar progresivamente los combustibles fósiles, fijando un calendario claro acorde con el límite de 1,5 °C”, dijo Guterres, en un mensaje directo a la comunidad internacional.

Notas relacionadas